Alejandro Raymond

No es exactamente una crónica porque tampoco fue su intención, es un comment, nomás. Pero vale para quién está trabajando hace rato, el piropo. Porque Alejandro labura hace rato y su entusiasmo me entusiasma.
El Miércoles 22 lee en Los Mudos y está bueno leerlo unos días antes.
Pero esto, está colgado en otro lado y acá se los traje.
Funes
"Te levantaste con dolor de cabeza y descubriste que tus zapatos estaban manchados con torta de chocolate. ¿Qué hiciste anoche? Es difícil reconstruir la situación: llovía cuando encontraste la calle Argañaraz, mojado y con frío entraste al Pachamama y Simon te recibio con una sopita. Acomodado en un banquito escuchaste algunas conversaciones ajenas hasta meter bocado y hacerlas propias. La cerveza que compraste para acompañar el arroz primavera hizo su efecto, y con la panza llena mangueaste el primero de muchos puchos. La noche fue la noche, había que estar ahí para descubrir que un quinteto puede estar formado por seis, siete, diez o sesenta personas, que se prestan atención, se escuchan, se leen y se comentan.
Para no asustar al vecino los aplausos fueron cambiados por unos simpáticos chasquidos de dedos que supieron estar luego de cada lecutra. Después de haber viajado de la mano del pastor tumbero que baila con la gorra ya las cervezas eran una sola, fresca y adentro. Pasaron cosas y ahí estuviste, en ese lugar que paso de burdel a madre tierra dejando en las paredes manchas de festejos. Y sí, hubo cumpleaños y el chocolate llegó al zapato, hubo algarabia y tu higado lo sabe, hubo música y en la ducha volvió a sonar Shakira.
"
Por Alejandro Raymond

1 comentario:

tigre harapiento dijo...

Un comment pipí-cucú.
Grosso Raymond.
Gracias por acompañar y compartir lo tuyo.