Igor, la presentación

Por Funes



Federico Levín es parte del Quinteto. Y como tal, tiene un compromiso con la literatura. Entonces, para hacer valer ese compromiso, además de leer con nosotros en público e impúdicas presentaciones, también publica.
Este jueves se presenta su segunda novela... aunque haya dicho que tiene cuatro escritas. Según dice
"El cuaderno, en su tapa, dice ser del año 2001. Entonces empezó todo esto, que termina en unos días, el 29 del 3 del año 7. Después de muchas cosas, más allá de la escritura. Bah, termina... un poco empieza, también..."

en referencia a la foto de la hoja en la que empezó a escribir su novela (colgada en su último post).
Entonces, decía, Levín y su incansable e incorrompible compromiso con la literatura lo llevan a presentar su próximo trabajo en público y, para aquellos que quieren conocer ambas cosas (Levín como objeto y el libro como objeto) pueden tomar nota:


El Conventillo de Teodoro

Jota de Perón 3615

e/Bulnes y Mario Bravo
Jueves 29 de marzo
a las 20 hs
-entrada y salida-
gratuita
Música a cargo del Nene
Facundo Gorostiza
presentaciones:
Pedro Mairal
Leonardo Oyola



¡Llevá tu camiseta!

2 comentarios:

Romero dijo...

Y yo que venía a colgar mi post de presentación. Por suerte está Funes en todas partes de la cancha, incluso cuando todavía no han prendido las luces del estadio. Qué digo. Si todavía ni siquiera han construido el estadio y Funes ya está ahí, en medio de la pampa, pampeando a lo grande.

donnie dijo...

Estoy terminando IGOR, tras haberlo encontrado por purísima y putísima casualidad en una librería de mis pagos (que son Rosario).

Purísima porque es uno de esos libros que nos hacen sentir algo parecido a lo que —asumo yo— podría ser una epifanía.

Putísima porque libros como ése elevan los estándares y a la gente mortal y ordinaria como yo le molesta esa otra gente que eleva los estándares, y nos gustaría matarlos. Pero no, mejor no.

Estoy terminando éste luego de haber leído 'Sandra' de Ariel Magnus (otro genial libro, aunque sin tanto alboroto interno): hacía tiempo que no me deleitaban tanto dos libros argentinos en consecutivo.

Felicitaciones, mil y una.

(Y quiero un lunar como el de Natschenka).