Viernes 16 de marzo de 2007

Estrella Fugaz
A Federico Levín
para que hable
siempre demás

Anotación en mi diario personal. Sábado, 21 hs.


Me levanté hace dos horas. Me duelen las muelas de soñar con mujeres. Hace mucho calor. Escribo tarde porque mañana me ganará la resaca. En realidad, ya no se qué es tarde ni qué temprano, seguro seguro, siempre es hoy.


Anotación en mi diario personal. Domingo, 23 hs.


Si estoy despierto, tengo que escribir; no lo puedo evitar. Aunque me acostumbré a contradecirme. Anoche, en el Boliche X, pedí un fernet y el barman me retó porque no había terminado el speed con vodka que tenía a mi lado.
Los barman me hacen acordar a mi ex novia. Bah, no a ella; a uno que la dejó embarazada. Todavía no puedo recuperarme.
Mejor escribo mañana. Algo importante. “No tengo sueño”, por ejemplo.


Anotación en mi diario personal. Martes, 21 hs.


Mi vieja me pidió que cuide a la Abuela. Está senil. Para quienes no la conocen, tiene unos 87 años y un solo diente... y creo que se lo prestaron. Rosa, su compañera de canasta, le prestó la plata y el odontólogo para arreglarlo. Al poco tiempo de eso, la que necesitaba plata y atención las 24 hs fue Rosa. La Abuela nunca pudo terminar de arreglarse los dientes. Y Rosa terminó en el Asilo de La Paz, en Belgrano. “Asilo de la Paz, Ciudad de la Paz 1728. El descanso definitivo”. Sí, es mogólico, ya sé pero uno hasta memorizaba la melodía.
Cuando miro a mi Abuela me acuerdo que en su casa yo podía comer dulce de leche del pote y con un cucharón para salsas. “Es mi casa y se hace lo que yo digo”, gritaba en la mesa los domingos. Vendimos su casa un tiempo después, le sacamos su lugar. A veces, cuando está sola o nadie la ve, se mete en la bañera pero no abre la ducha; canta tangos de Charlo. Murmura.


Anotación en mi diario personal. Martes, 13 hs.


¿Por qué escribo como si fueran a leerme?


Anotación en mi diario personal. Miércoles, 23.59 hs.


Ya es jueves pero queda gracioso.
Mis viejos invitaron a muchos amigos a cenar. Estaban con un juego medio estúpido, un tal Matías Late, Lague, Laje tiraba una consigna (por ejemplo, “cosas que se pueden hacer sin gastar un peso”) y en poco tiempo tenés que tirar tu propuesta. Pierden los lentos. A mí me acaban de echar porque dije “Ser un pendejo”. El único que entendió fue ese Matías, “si yo fuera el juez, tu frase ganaba”, me dijo y palmeó mi espalda.
Mi mamá escondió todos los discos menos los de jazz. Es lo único que suena... y tienen dos, nomás. Dice que si hay más de dos intelectuales en una reunión, debe escucharse jazz. Qué pendejos.


Anotación en mi diario personal. Jueves, 19 hs.


A mí me gustaría creer en alguien. Me gustaría votar con la convicción de quien elige un candidato y le explica a los indecisos por qué lo hace. Enrostrar la explicación, “pero... ¿cómo pueden ser tan indecisos...? ¡Pero che!”
Tampoco podés decir una verdad sin embarrarte; me acuerdo de dos y me río. “En este país hay que dejar de robar por lo menos dos años” y la otra; “para permanecer en el poder, la clave es hacerse bien el boludo”. Yo quiero tipos así, que digan la verdad, que digan la posta.
No sé que quiero. Quiero votar. Me gustaría decirle a mis amigos sin vergüenza que sí; que yo quiero votar.


Anotación en mi diario personal. Sábado, 23hs.


Soy un tarado, le dije a Romina que me esperara un minuto porque tenía que anotar esto: parece que le gusto. Ya le comí la boca y ahora nos vamos para el Boliche X.
Lo tenía que anotar; si mañana lo leo, mañana lo creo.
¡Vamos, carajo todavía!
¡Chau, diario!


[publicado en "5", editorial La Propia Cartonera - Uruguay - enero 2010]

9 comentarios:

molina dijo...

Muy bueno Funes, me sorprendiste.

ESCUCHANOS dijo...

Muy bueno el viernes polentoso muchachos.
Cuando todos pensabamos que Funes cerraba dejandonos contentos y alegres dio vuelta la pagina y nos dejó impactados.
Hablando de funes, pusimos una parte de la entrevista que salió en Nocturno para escuchar.

Funes dijo...

gracias molina, me gusta saber que no solo soy una cara bonita

Funes dijo...

Excelente, G: voy a linkear!

Nadie Nada Nunca dijo...

Me gustó mucho el recurso del "diario adentro del diario", donde se establece ese juego de espejos entre padre e hijo. Da la sensación de que con el hallazgo del diario del padre, todo lo otro gana contenido sin tener que explicar nada. No me convencen de la misma manera el llavero y los banderines, me parece que queda mejor sin ese final, pero esa es la más personal de todas mis apreciaciones... Por lo demás, muy buen relato.

Funes dijo...

¿Lo del llavero no te gustó porque sos de All Boys?
¿A qué te referís con "la más personal de mis apreciaciones"?

Bueno, gracias. Muy buena devolución.

Voy a leer tu blog, que tiene una foto interesante.

Lo otro de "explicar nada" es algo que todavía no se muy bien si funciona en este relato/cuento pero si te explayás, lo puedo seguir pensando.

Abrazo, NNN.

Nadie Nada Nunca dijo...

No me gustó porque me da la sensación de que no agrega nada a lo que se venía contando, un error que yo mismo suelo cometer. Igualmente era un detalle, porque el cuento en general me pareció muy bueno. No es para que te pongas así, che.

Funes dijo...

Che, NNN, no me insultes creyendo que me voy a enojar porque me decís lo que pensás...
...yo preguntaba nomás...
(quedáte tranquilo que acá no somos de esos a los que tenés que abducirle la poronga para pegar onda: tu comentario era buena leche y eso quedó clarísimo)

La idea me daba vueltas por la cabeza y me pareció que podíamos discutir al respecto.

Mirá si me voy a enojar por esto, kerido...

Abrazo

Nadie Nada Nunca dijo...

Me quedo más tranquilo entonces. A veces esto se presta a malos entendidos y por otra parte, a quién le importa lo que uno opine (y con razón). Se nota que el cuento está escrito desde un lugar de riesgo y por eso me gustó de entrada. Y me pareció que ese final no estaba a la altura del resto. En el fondo es una cuestión de gustos. Por eso la aclaración que estaba aventurando una opinión absolutamente subjetiva (como si existiera alguna que no lo es).
Abrazo.